La canción, que une los mundos del rock y el rap chileno, se encuentra dentro del primer álbum de la banda Kinmakirú, quienes extendieron la invitación al destacado rapero Chystemc, para formar parte del ritual musical y una obra audiovisual de primer nivel, que atrapa rápidamente al espectador.

Junto a ritmos y una atmósfera que nos recuerda rápidamente las raíces del folclore chileno y latinoamericano, además de sonidos popularizados fuertemente en Chile por bandas como Los Jaivas, la banda Kinmakirú presenta su nuevo single en compañía del sobresaliente rapero Chystemc, dando vida así a Intrínseco.

 

El sencillo, contenido dentro del primer álbum de larga duración de Kinmakirú el cual se publicó hace ya algunas semanas en el mundo digital, trae una mezcla sonora que rápidamente cautivó a seguidores de Chystemc y de la banda de Rock Ritual, quienes no demoraron en destacar la fuerza del sonido y la interesante mezcla que unió el mensaje lleno de consciencia, marcado por los artistas chilenos dentro de sus obras.

En el caso de Kinmakirú, se trata de su primera colaboración oficial para un camino musical que está en sus primeras etapas, abriéndose fuertemente hacia un público, tanto en Chile como en el extranjero, que busca expandir su consciencia y ser más ávidos a vivir los sentimientos y pensamientos de manera empática y autocrítica.

 

«Queremos evocar todos esos sentimientos que nos mueven como personas, y que son motores de nuestra vida, que seamos capaces de cuestionarnos todo lo que hay a nuestro alrededor. Reconocernos como seres pensantes y generar cambios desde nosotros mismos para poder avanzar hacia una sociedad más generosa, empática, cordial, amable, respetuosa y con sentido de comunidad», aseguran las y los artistas creadores de este concepto.

Y es que efectivamente, el conjunto chileno trabaja su propuesta desde una visión holística, con el amor como herramienta principal de movilidad, e inspirados en la cosmovisión de los pueblos originarios. Por lo mismo, el tratamiento de su sonido configura las canciones como un conductor en el que sus intérpretes y compositores, operan como los chamanes armónicos que invocan a Kinmakirú, un concepto creado a partir de la mezcla de las palabras “Kin”: origen, “ma”: ancestral,” Kirú”: rito.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *